Ubicado junto a la sierra de Huelva, el visitante que venga a La Antilla tendrá la posilibidad de disfrutar de los pueblos blancos de la sierra y visitar sus mezquitas y castillos, atravesando sus parques naturales y sin dejar de pasar por las Minas de Río Tinto o por la Gruta de las maravillas.

Además de su magnifica costa y de sus pueblos de pescadores hay maravillosos enclaves de gran importancia histórica, como los Lugares Colombinos, que lo constituyen los pueblos de Moguer y el Palos de la Frontera y el Monasterio de la Rábida, lugares relevantes en el descubrimiento de América, y lugares de importancia ambiental como el Parque Nacional de Doñana, que alberga una biodiversidad única en Europa y que supone la confluencia de un conjunto de ecosistemas (playa, dunas, marismas, cotos) que otorgan a este parque la cualidad de único.

El Rompido y Portugal también son lugares de visita obligada. El Rompido pertenece a la población de Cartaya, y su playa está protegida por la Flecha, una punta arenosa que se introduce en el Océano Atlántico a la que se puede acceder en barca. Es un lugar ideal para disfrutar de deportes naúticos. En la costa sur de Portugal, a escasos kilómetros de La Antilla, se encuentran las playas del Algarve, lugar de finas arenas y aguas cristalinas.

La gastronomía onubense que se puede disfrutar en La Antilla, es ámplia y variada. Destaca por sus platos únicos como el jamón de Jabugo o las unto a la mesa, Huelva también destaca por su gastronomía, ofreciéndonos productos únicos e inigualables como pueden ser el Jamón de Jabugo o la delicada gamba blanca de Huelva.